Nazari
Reserva Ahora

Caramelos de jamón: pura innovación alpujarreña - Hotel Puerta Nazarí

Caramelos de jamón: pura innovación alpujarreña
Novedades

Caramelos de jamón: pura innovación alpujarreña

Arriesgar todo lo que tienes y más por una idea en la que crees. Así han nacido algunos de los inventos más revolucionarios a lo largo y ancho del globo durante toda la Historia, ya sea en Estados Unidos, Asia o nuestra mismísima Alpujarra. Sí, como leéis. Fue hace poco más de un año, en enero de 2016, cuando Miguel Gallegos se jugó todo con la apertura de La Fábrica de Caramelos, una tienda de dulces en el municipio de Pampaneira. ¿Y la noticia, la revolución?, os preguntaréis. Pues… ¡Caramelos de jamón!

La golosa innovación surgió hace poco más de dos meses, cuando un cliente entró en su tienda y, al ver a Miguel preparando piruletas de fresa con dos tonalidades de rojo, preguntó si estas eran de jamón serrano. De esta asociación tan típica entre gastronomía y Las Alpujarras, nació un producto único pero con los sabores del terreno de siempre. Miguel se puso manos a la obra y, en poco tiempo, sus caramelos “pata negra” ya estaban a la venta en el mercado.

“Totalmente artesanos, sin ninguna máquina de por medio salvo mis manos, unas tijeras y poco más”, explicaba a 20 minutos.es. ¿Cómo los hace? Pues bien, es más sencillo de lo que parece: al agua, al azúcar y a la glucosa que se emplea para cualquier otro caramelo, se le añade saborizante de jamón ibérico y color, en este caso, rojo y blanco “para imitar las vetas de las lonchas”. Por el módico precio de 1,5€, te puedes hacer con 100 gramos de este manjar que, según sus clientes, “sí que sabe a jamón”.

Tras los caramelos de jamón, Miguel quiso seguir probando suerte e ir más allá de los clásicos de fresa, nata y naranja. Así, ha sacado toda una línea de caramelos raros pero deliciosos, como los de castañas, higos, ron y whiskey; sin olvidar los de chocolate blanco y los de chocolate negro. ¿La peculiaridad de estos últimos? hace unos diez años, “un argentino llegó a Pampaneira y montó una fábrica de chocolate que con el tiempo se ha convertido en otro símbolo más del municipio.

Por suerte para Miguel, arriesgar fue una decisión fabulosa ya que, 14 meses después, le va “muy bien”. Satisfecho por la tienda y los caramelos, esperamos que nuestro vecino de la comarca pueda seguir deleitándonos con más innovaciones culinarias tan típicas de Las Alpujarras.

 

Vía 20minutos.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *